e-planning.net ad



Privados de juego con padres 51 por ciento de niños en México: Unicef
16 de Junio, 2017

Naciones Unidas.- Más de la mitad de los niños de entre tres y cuatro años de edad en México son privados de tiempo de juego y de actividades de aprendizaje temprano con su progenitor masculino, de acuerdo con un análisis del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En un comunicado emitido a dos días de la celebración del Día del Padre, que se conmemora el domingo en 80 países, Unicef destacó que el 51 por ciento de los niños mexicanos tienen progenitores masculinos que no juegan o no participan con ellos en actividades de aprendizaje temprano.

En el estudio, que analizó la situación en 74 países, establece que en general el 55 por ciento de los niños de entre tres y cuatro años de edad (alrededor de 40 millones) tienen padres que no les dedican tiempo de juego y aprendizaje, lo que afecta el desarrollo de los menores.

Laurence Chandy, directora de datos, investigación y políticas de Unicef, indicó que "debemos romper las barreras que impiden que los padres provean a sus bebés y niños pequeños un ambiente propicio para que prosperen, incluyendo el amor, el juego, la protección y los alimentos nutritivos".

Chandy consideró que es preciso que la sociedad se asegure de que todos los padres tengan el tiempo, los recursos y el conocimiento que necesitan para apoyar plenamente el desarrollo temprano de sus hijos.

El análisis de Unicef, que utiliza datos de encuestas de grupos de indicadores múltiples, considera actividades que incluyen la lectura de padres a los niños, contarles historias o cantar con ellos; llevarlos al exterior para convivir y jugar; así como nombrar o contar cosas y dibujar con ellos.

Unicef instó a los gobiernos y al sector privado a aumentar el gasto e influir en las políticas para apoyar los programas de desarrollo de la primera infancia que se centran en proporcionar a los padres los recursos y la información que necesitan para brindar cuidados a sus hijos.

Los avances en neurociencia han demostrado que cuando los niños pasan sus primeros años en un ambiente estimulante, pueden formarse nuevas conexiones neuronales a una velocidad de mil por minuto, lo que no vuelve a suceder en la vida.

Estas conexiones ayudan a determinar su salud, la capacidad de aprender y lidiar con el estrés, e incluso influir en su capacidad de generar ingresos como adultos.

Las investigaciones también sugieren que la exposición a la violencia y la falta de estimulación y atención pueden impedir que se produzcan conexiones neuronales.

Ademas, cuando los niños interactúan positivamente con sus padres, tienen una mejor salud psicológica, autoestima y satisfacción con la vida a largo plazo, de acuerdo con Unicef.

Notimex


Grupo Fórmula, Copyright © 2010 All rights reserved.